Cobra rápido auge en Puerto Rico la alternativa de la Radiología Intervencional para fibromas uterinos y tumores

 

Por. redaccion@detodopr.com

Anaya_003

Suministrada

En Puerto Rico, al igual que a nivel mundial, los fibromas uterinos son los tumores benignos más comunes en mujeres en edad de concebir, y por tanto, nuevas alternativas menos invasivas y avanzadas tecnológica y médicamente están ganando terreno a nivel local.

 

La Radiología Intervencional es un procedimiento alternativo de tratamiento para fibromas uterinos que causen síntomas. “Estos síntomas pueden incluir sangrado anormal (en exceso durante periodos menstruales o entre periodos), dolor cólico excesivo, efecto de masa o desplazamiento de órganos adyacentes como vejiga o colon, dolor durante relaciones sexuales o deformidad de la pared abdominal. Cuando causan síntomas, puede ser frustrante vivir con ellos”, explicó el Dr. Carlos Anaya, radiólogo intervencionista experto en el campo.

 

No todas las mujeres que tienen fibromas tienen síntomas, pero algunas sí los sufren. Los fibromas también pueden producir presión sobre la vejiga, lo que causa orina frecuente.

 

“Para esta condición, la terapia convencional  ha sido la cirugía. Pero ahora, cada más pacientes están conociendo y eligiendo la ruta menos invasiva de la embolización  (UFE por sus siglas en inglés) que representa una alternativa a la histerectomía y a la miomectomía. El período de recuperación es más corto que en esos tipos de cirugía, y el riesgo de necesitar una transfusión de sangre es mucho menor”, añadió Anaya, quien practica en Manatí Medical Center.

 

El procedimiento consiste en colocar un pequeño catéter en la arteria uterina vía punción en la ingle o en la muñeca de la paciente a través del cual se inyectan pequeñas esferas para interrumpir flujo sanguíneo de los fibromas, que es lo que los alimenta. Al interrumpir flujo sanguíneo que reciben,  los fibromas mueren y cicatrizan reduciendo su tamaño y los síntomas.

 

La embolización es un procedimiento mínimamente invasivo que representa ventajas sobre cirugía como la ausencia de una incisión (sólo conlleva una pequeña punción en el lugar por dónde entra el catéter), una corta admisión hospitalaria (un día), y una pronta recuperación (la paciente puede retomar sus labores habituales entre siete a 10 días aproximadamente).

 

“Los resultados son comprobados, con una reducción promedio en el  tamaño de los fibromas de 50%, alivio del sangrado anormal en sobre 90% de los casos y mejoría del dolor y síntomas relacionados con efecto de la masa en 80% de los casos”, amplió el galeno.

 

El mismo avance médico es aplicable a ciertos tumores. La ablación tumoral es un procedimiento mínimamente invasivo para tratar tumores de hígado, pulmón, riñón y hueso. Un especialista en Radiología Intervencional realiza el procedimiento usualmente en la sala de CT scan o angiografía.

 

Los criterios de selección para este procedimiento varían pero, en general, es ideal para pacientes con  tumores de tamaño pequeño a mediano y de número limitado  (tres lesiones o menos). Estos criterios varían de acuerdo al tipo de tumor y su localización así que es indispensable una evaluación por un especialista en Radiología Intervencional.

 

“Durante el procedimiento se colocan pequeñas agujas o antenas a través de la piel en el órgano “blanco” (target) afectado por el tumor y se administra la energía térmica correspondiente (frío o calor extremos) que inducen la muerte del tejido tumoral”, finalizó el doctor Anaya.

 
 
 
 
 
 
Share This